Comunidades

"Costeras de la región de Coquimbo"

El ir y venir del mar, el sol y la sal han esculpido, por décadas, la historia y las costumbres de cientos de hombres y mujeres que conforman las comunidades costeras de la Región. ¿Cuáles son esos lugares? ¿Cuál es su producto estrella? ¿Cómo la ciencia ha contribuido a su desarrollo? ¿Cómo ellas han contribuido al conocimiento científico? Conócelas aquí.

Caleta San Pedro

 ¿Sabías que, más allá de sus playas, La Serena está profundamente ligada a la pesca artesanal? Así es. A 4 kilómetros al norte de la ciudad se encuentra Caleta San Pedro, lugar donde el trabajo y estilo de vida de hombres y mujeres gira en torno a su recurso marino estrella: la macha. Aquí, a lo largo del último tiempo, la colaboración entre científicos y la comunidad local ha sido fundamental para lograr un manejo ejemplar del banco natural de este recurso, consiguiendo mantener la sustentabilidad de la macha por más de 20 años a la fecha.

En CienciaTripS buscamos potenciar esta conexión entre la ciencia y la comunidad local, integrando al turismo como una herramienta transformadora que permita convertir a la comunidad de Caleta San Pedro en un agente de socialización del conocimiento científico, que durante décadas, se ha desarrollado en el lugar.

Puerto Oscuro

Si has oído de secretos en la Región de Coquimbo, este es uno de ellos. Imagina una bahía de aguas calmas y claras que no está cerca de La Serena… Si no tienes la respuesta, te contamos que Puerto Oscuro se ubica a 37 kilómetros de la comuna de Canela, en la provincia de Choapa. ¿Y cómo es? Su playa y caleta son parte de su belleza natural, con altos cerros y singulares construcciones que deben acomodarse como palafitos para adaptarse a la escarpada geografía de este singular paraje costero.

En Puerto oscuro los pescadores artesanales trabajan en sus áreas de manejo para extraer sus principales recursos pesqueros, entre ellos el molusco conocido como: loco. También, hoy en día, están comenzando una apuesta innovadora para diversificar sus productos, mediante el cultivo de piure, trabajo donde la ciencia tiene un rol fundamental.

Punta de Choros

 Si hablamos de un lugar en Chile que atrae las miradas de la comunidad científica y de todas las personas, ese es Punta de Choros. Allí, la fe y el optimismo por la naturaleza se hace real al comprender su condición de “Hope Spot”: un sitio de esperanza para los océanos del mundo. Un “Hope Spot” es una zona marina muy importante, desde el punto de vista ecológico, y considerada vital para la preservación de las especies, y Punta de Choros, un pequeño pueblo, entre el océano y el desierto de Atacama, situado a 2 horas de La Serena (114 km hacia el norte), está justo allí, mirando de frente a la biodiversidad de especies que habitan la Reserva Nacional Pingüino de Humboldt, conformada por las islas Damas, Choros y Chañaral.

El sistema de corrientes de Humboldt (corriente oceánica costera del Pacífico oriental, la cual es fría, superficial, continua, de baja velocidad, muy amplia, y con una dirección predominante hacia el noroeste) y los eventos de surgencia costera (movimiento de aguas profundas hacia la superficie, las cuales son más frías y ricas en nutrientes que las aguas superficiales) aumentan la productividad marina de este lugar, permitiendo el desarrollo de miles de formas de vida. Lo anterior permite que exista alimento para muchas especies marinas, principalmente ballenas y delfines, que viajan miles de kilómetros hasta allí, sólo para alimentarse. Entonces, ¿qué otro mejor lugar en Chile para apreciar la fauna marina? En CienciaTripS, sabemos que la ciencia es fundamental para el desarrollo turístico y pesquero de Punta de Choros, y por ello, buscamos generar interacciones sociales entre biólogos marinos, pescadores y turistas, a fin de socializar la importancia ecológica que posee este lugar.

“No es necesario civilizar la ciencia; necesitamos utilizar la ciencia para civilizar a la civilización”

Jacques-Yves Cousteau

¿Tienes dudas sobre nuestro proyecto?

Escríbenos y te contactaremos a la brevedad